martes, 30 de junio de 2009

La Destitución de un Presidente en Honduras y la Izquierda Enamorada como Viejita Quedada


Otra entrada inevitable, la remoción por la fuerza del ex-presidente Manuel Zelaya Rosales. Un hecho de lamentar ya que violenta la débil democracia que hemos venido manteniendo en Honduras los últimos años. Por otra lado viene la contra parte del asunto, quién o quiénes son los culpables de que se haya llegado a tal extremo. Parece que a los detractores de este sr. Zelaya no les quedó otra que aplicar el viejo dicho de "enfermedades extremas requieren curas extremas". Mel Zelaya fue un presidente que en todo momento actuó con prepotencia, ignorando, amenazando e intimidando los demás poderes y organismos del estado e irrespetando la misma constitución que él había jurado defender. Lo más patético del asunto es que personas que dicen hacer del "sentido común" un oráculo de vida de pronto hayan salido grandes evangelistas de este señor. Cuándo fue de izquierda Mel Zelaya? Cuándo perteneció a la clase que pretendía representar? La izquierda tiene que ser tan ciega que no puede ver todos los desaciertos de este señor? Por ahí han salido algunos que hace un par de años no eran ni fríos ni calientes y de la noche a la mañana, encendidos por un discurso seudo-izquierdista que no tenía ni pies ni cabeza, resultaron ser aparentes recalcitrantes de izquierda. Estas personas me recuerdan a esas viejitas quedadas de pueblo que cuando al final de sus vidas encuentran un pretendiente vividor son incapaces de ver sus defectos por ser víctimas de una nostalgia tenaz, para este caso quizás un revanchismo latente que tenían bien oculto en el fondo de las entrañas.

No todo es pérdida, a los políticos de oficio les debe quedar la lección de lo acontecido. Que hay una población descontenta con su forma de gobernar, que los próximos gobiernos democráticos deben de ser más conscientes de las necesidades y carencias de este país. Y que deben tener cuidado con tales descontentos, porque puede venir cualquier personaje, por estrafalario o risible que sea, a calentarle la oreja al pueblo con un discurso demagógico y en el fondo tener un propósito nebuloso.

El Ex-Presidente Zelaya es muy adicto a cantar y a la música mexicana. Si por una extrañísima y paralela casualidad el visitase este blog, yo le dedico una de sus canciones preferidas, me imagino que ahora la escucha con melancolía y recuerda cuando estaba en el poder cantándola a todo pulmón. EL Jefe de Jefes, original de Los Tigres del Norte, tocada por mi banda chilena preferida, Los Tres. Y ojo, que ahora su nombre sí que se mira en carteles...


Subscribe Free
Add to my Page

Para concluir les recomiendo leer la entrada siguiente

No hay comentarios: