domingo, 18 de enero de 2015

La crisis de las religiones seculares y sus corazas cerebrales


Hace un momento leí el siguiente fragmento de Paul Goodman, lo escribió después de haber sido confrontado por unos estudiantes rabiosos en una universidad estadounidense allá por 1967:

"Suddenly I realized that they did not believe there was a nature of things. [To them] there was no knowledge but only the sociology of knowledge. They had learned so well that physical and sociological research is subsidized and conducted for the benefit of the ruling class that they were doubtful that there was such a thing as simple truth, for instance that the table was made of wood—maybe it was plastic imitation...I had imagined that the worldwide student protest had to do with changing political and moral institutions, and I was sympathetic to this. But I now saw that we had to do with a religious crisis. Not only all institutions but all learning had been corrupted by the Whore of Babylon, and there was no longer any salvation to be got from Works."

Estas líneas caen como anillo al dedo para enmarcar una anécdota y un par de vivencias virtuales: Hace un par de semanas, creo que un día antes de año nuevo, tuve una curiosa plática con una persona -que se decía feminista, socialista, y luego anarquista socialista- a propósito de diferentes hechos. Lo que más me llamó la atención fue su argumento de sospechar una teoría de conspiración detrás de cada contra-argumento que se le presentaba. Mencioné el último manual de la DSM y las críticas que le han dado Psiquiatras de la talla de Allen Frances y ella a renglón seguido expuso toda una conspiración de la banca, la FDA y las corporaciones que incluía al mismo Allen Frances (!) (1) Durante la noche, de tanto en tanto, surgieron otras teorías de conspiración en sus argumentos. Yo hacía las del Bachiller y el Cura ante las posturas del Quijote, Estaba en su casa y ya le había picado la cresta con el tema del Feminismo (Esa historia se las pienso contar en dos versiones en otra entrada que no he terminado) así que opté por no revolver más el hormiguero.

Las vivencias virtuales tiene que ver con un artículo que leí sobre un grupo en Facebook que se llama Política en Honduras. El artículo, en términos generales, exhorta a frecuentar dicho grupo y expone magros argumentos a favor del mismo, entre ellos la "virtud" de que ese grupo es un buen lugar para presenciar y participar en debates. Mi percepción del grupo es bastante diferente. Si tiene alguna utilidad es la de presentar una paleta de publicaciones provenientes de diferentes medios nacionales. Diferentes medios nacionales aunque los miembros de ese grupo pertezcan no a diferentes corrientes políticas, sino básicamente a dos: los que están a favor y los que están en contra (2). En el grupo en sí hay poco debate que valga la pena ser considerado como tal. Lo que sí existe es un desfile de insultos, puyas, amenazas y memes fálicos; sin que falten las indispensables teorías de conspiración e incienso a las religiones seculares de cada quien, llámense éstas Libre, Partido Nacional, PAC o similares. En un artículo reciente, el escritor Jorge Carrión se queja de que el periodismo político en realidad se ha convertido en periodismo deportivo y que en lugar de informar lo que hace es alienar. El grupo Política en Honduras es el vivo ejemplo de ello: alienados por las noticias de sus medios religiosos seculares los miembros de ese grupo, en la mayoría de los casos, son incapaces de pensar más allá de su doctrina o dogma preferido. En su lugar optan por lanzar puyas y hurras a sus equipos particulares de fútbol político. La Hemiplejía Moral de la sociedad hondureña es algo que está casi científicamente comprobado.

Leonardo Da Jandra, en Filosofía para Desencantados, resalta que uno de los grandes vicios del siglo XX es haber incitado los extremismos ideológicos, hecho que se vio reflejado en los cruentos conflictos armados que lo desgarraron. El siglo XXI parece ir por los mismos rumbos y Honduras no sería la excepción al seguir estos pasos. Como en el caso de la feminista y del grupo virtual, veo esa incapacidad de entender -no digamos de formular- la opinión de aquel que disiente y la necesidad de construir relatos, aunque sean de teorías de conspiración, para hacer encajar la realidad al discurso del que no se puede salir para pensar. Juan Orlando Hernández, al tildar de aliados del Crimen Organizado a todos aquellos diputados que se opongan a la ley que eleva a rango constitucional a la Policía Militar, es el último ejemplo de ello. Las religiones seculares y las corazas cerebrales van juntas a la cruzada contra el sentido común y los consensos.

(1) El mismo Allen Frances, en una entrevista cuando presentó su libro en España, al ser interrogado sobre la influencia de las corporaciones farmacéuticas en el asunto de la nueva edición del DSM, aclaró que la influencia existe, pero no al nivel que el público en general suele pensar. Más a nivel de mercadotecnia que otra cosa. Sobre las teorías de conspiración Alan Moore, que ha leído profusamente sobre el tema y escrito un par de Comics al respecto, ha dicho que no es que la conspiración iluminati judía de los hombres reptil sea cosa de risa, sino que vivimos en un mundo donde nada es claro y las conspiraciones van y vienen, de la mano de cada gobernante de turno, sin que apenas nos demos cuenta y al servicio de cualquier ideología.
(2) Si en algún momento alguien no cae en uno de estos extremos su interlocutor se encargará de colocarlo en el extremo opuesto de su preferencia para insultarlo o tergiversarlo con mayor comodidad.
(3) Un aficionado a la Lógica Informal también se puede dar gusto leyendo el desfile de falacias frecuentes en los posteos.

martes, 6 de enero de 2015

La mezquindad lúbrica de Balzac


Los taoístas piensan que el receptáculo físico del Chi, o energía vital, en el hombre se concentra en el semen. Para la mujer el Camino (Tao) ha asignado los óvulos. Es por eso, dicen estos alquimistas sexuales, que la mujer tiene una vida más prolongada que el hombre. La mujer pierde su Chi una vez al mes, mientras que el hombre lo puede perder cada vez que eyacula. Para controlar esta disparidad desarrollaron una intrincada serie de ejercicios sexuales orientados a reducir o acabar con la expulsión del Chi, pero a la vez disfrutar de los placeres de la alcoba. Algo que ellos llaman las Artes de Cámara.

Tengo entendido que en Occidente existió una tradición similar que se entronca en ciertos círculos de sociedades místicas. La reflexión anterior tal vez está vinculada con una curiosa -y graciosa- costumbre de Balzac, que menciona de pasada Simon Leys en uno de sus ensayos:

"Creía firmemente que todo hombre poseía desde el nacimiento una porción finita de fluido vital y que el secreto de la vida creativa consistía en conservar dicha energía. Para Balzac el esperma era una emisión puramente cerebral. En una ocasión, habiendo pasado la noche con una encantadora criatura, apareció en la casa de un amigo cercano, y le confesó bañado en lágrimas: ¡acabo de perder un libro!"
(The Hall of Uselessness, Pág. 282)

viernes, 2 de enero de 2015

A pesar de Gramsci, mis propósitos de año nuevo


En estos días de principio de año, y como ya es tradición desde que se popularizaron las Redes Sociales, anda rebotando por ahí un bilioso artículo de un avinagrado Gramsci en contra del Año Nuevo y lo que este puede llegar a representar. Dice Gramsci algo así que para él cada día es un Año Nuevo y que el Año Nuevo que celebramos -quién sabe si para incensarle a alguna Siniestra Religión Secular- le parece el trasunto del cierre de un año fiscal; demasiado burgués y apocado para sus gustos individualistas. Para ser aguafiestas, y aunque en parte pueda que Gramsci tenga razón, la visión de un ciclo cerrado e iniciado con el año nuevo no es baladí. Se podría decir que la tenemos cincelada en los genes. Existe una ciencia llamada Cronobiología que se ha encargado de acuñar términos para explicar nuestros ciclos internos relacionados al día, a la luna y al sol. Así, ahora hablamos de Ciclos Circadianos (24 horas), Ciclos Lunares (relacionados con el sueño) y Ciclos Solares (de 360-365 días, el vilipendiado Año Nuevo). Por tanto la idea de borrón y cuenta nueva no es del todo gratuita.

Todo el parloteo del párrafo anterior sirve para justificar los propósitos de Año Nuevo, o mejor dicho "mis propósitos de Año Nuevo". No los menosprecien, los míos y los suyos. Un propósito de Año Nuevo bien llevado puede mostrar dimensiones desconcertantes de nosotros mismos. Para el caso, ¿quién que me conoció antes del 2009 podría haber imaginado que iba a dejar mis hábitos de bebida por un propósito de Año Nuevo? El día de ayer cumplí seis años de sobriedad absoluta. Pero volviendo a los de este año, aquí comienza la lista:

1.- Que Leonardo reciba clases de música y ajedrez y comience a leer por cuenta propia. Esto último casi lo tengo en la bolsa ya que Leonardo está muy ansioso por leer solo. Se la pasa todo el día identificando números y sílabas en la Tablet, en la TV, en los rótulos de la calle y hasta en las nubes, y lo digo en serio.

2.- Aprender a usar R y otras aplicaciones de procesamiento de textos para realizar análisis literarios. La última semana de diciembre me dediqué a leer sobre el tema. Ayer y hoy han sido días de juntar materiales y escribirle a las personas apropiadas. El 30 de diciembre, al calor de una borrachera colectiva, donde yo era el único sobrio, salió la idea de un proyecto interesante para utilizar esta herramienta... estén pendientes...

3.- De nuevo, sí, dejar de beber sodas de una buena vez. El año anterior no cumplí con este propósito, pero al menos reduje la ingesta. Este año voy por las ventas totales de la Coca-Cola.

4.- Retomar el Alemán y prepararme para el TOEFL, aunque el TOEFL lo pienso tomar dentro de dos años para otro proyectito que tengo por ahí.

5.- Entrenar Kung Fu como lo hacía en mis veintes, gallo viejo con el ala mata. A un paso de llegar a mis cuarentas, pero no es algo imposible. Estoy casi recuperado de la lesión en la espalda baja. Modificar mi rutina de musculación ha rendido sus frutos. No más pesas, puros isométricos y ejercicios intencionalmente orientados a la Fascia. Voy por esas formas de Lin Wan Kuen, Fu Hok Pai y Ng Ying Ng Hong que mi maestro me ha negado por no entrenar como antes.

6.- Implementar y continuar los proyectos con la Librería Universitaria: El taller de lectura, un laboratorio "horizontal" de crónica y el club de lectura.

7.- Otros tres que no puedo decir porque dependen de hechos que están fuera de mi órbita y que se van a decidir la próxima semana.

8.- El de siempre, leer, poco o mucho, pero lecturas bien vividas para hacer la Experiencia Literaria que sugería Reyes.


Como ven son muchos propósitos, pero hay que seguir el consejo de Bruce Lee: se imponen metas casi imposibles porque hay propósitos que no están para ser logrados, sino para intentar lograrlos. Como el cuento chino del arquero que quería flechar la luna que suelo contar en mis clases, pero no el día de hoy...

Para despedirme esta canción tradicional de año nuevo: