sábado, 2 de abril de 2011

Adiós a la educación laica en Honduras



La aprobación de la LEY DE FORTALECIMIENTO A LA EDUCACION PÚBLICA Y A LA PARTICIPACIÓN COMUNITARIA (sic) representa el fin de la educación laica en el país. Basta leer los artículos 4 (inciso 7) y 5 de la misma para darse cuenta de los nefastos alcances de una ley que no fortalece en lo más mínimo la educación hondureña. Asumo que la mayoría de Uds. ha leído la ley, pero por si no lo saben ésta contempla la creación de un "Consejo Escolar" que supervise las actividades educativas en las escuelas de cada comunidad. Tal consejo estará conformado por una nebulosa de personalidades, entre las que destacan dos representantes de las iglesias protestantes y católica:

"7. Al menos dos representantes de las iglesias presentes en el municipio, respetando el precepto constitucional de que la educación es laica." (Artículo 4)

No entiendo el sentido del humor de los diputados o no sé si es que ellos no se dan cuenta que añaden la befa al insulto. Desde el momento que entrometen la religión en la educación se ha dejado de "respetar el precepto constitucional de que la educación es laica". ¿Qué tiene que ver un cura o un pastor con funciones polinomiales o las partes de una oración? Eso le atañe a los maestros entiendo yo. Así fue en mis tiempos y así debería de seguir. A las iglesias les atañe fanatizar y sangrar convenientemente a sus borregos y para lograrlo nada más eficaz que evitar una verdadera educación. Este consejo, siguiendo el artículo 5, participará en la elaboración y ejecución del Plan Educativo del Centro (PEC) y como es de esperarse no imagino a un fanático de estos incluyendo o facilitando charlas de orientación sexual, prevensión de ETS o cualquier otro conocimiento que ponga en duda alguno de los mitos que suelen propalar.

Uno de los frutos de la Reforma Liberal de Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa ha sido eliminado de una plumada por idiotejos como el presidente del congreso y algunos de sus asesores. Con toda seguridad son dos diputados los que están detrás de esta ley rastrera: Rigoberto Chang Castillo (1) y, como no, Mario Alexander Barahona (2).

PD. La ley ya ha sido aprobada, aunque permanece en "suspenso". Supuestamente fue reformada en un 80 %, pero no es para hacerse excesivas esperanzas. Si sirve de consuelo pueden contactar a algunos de los implicados en este ataque al estado laico hondureño (3):

Mario Alexander Barahona, alias el "apostolito".
Rigoberto Chang Castillo (mote desconocido)
Juan Orlando Hernández Alvarado, AKA "el cipote malcriado".


(1) El mismo que estuvo detrás de la ley reguladora de las iglesias protestantes, un ataque a la libertad de cultos.
(2) También conocido como el "apostolito". Si pasan frente a la iglesia del padre, leerán un rótulo donde este se declara "Apóstol" y a su esposa la proclama "profeta". ¿Qué resulta de la cruza entre un apóstol y una profeta? Un palurdo como Mario Barahona, "el diputado de la educación". Entren a su página en Facebook y vean su excelsa "educación"
(3) Yo todavía sigo esperando respuesta de los correos que he enviado